Elementos de seguridad de Sanborns se persiguen a sí mismos durante 93 minutos

Por La Berenjena

CDMX.- La actitud del sujeto que rondaba el área de revistas de la tienda Sanborns ubicada en Plaza Cuicuilco, en la Colonia Peña Pobre de la Delegación Tlalpan, levantó las sospechas de Víctor Orduño, elemento de seguridad que de inmediato se dispuso a seguirlo para averiguar sus intenciones.

“Solo estaba merodeando, veía a los clientes, los seguía durante un rato, caminaba de departamento en departamento y noté que no compraba nada”, señaló el observador Orduño.

Por su parte, Santiago Cáceres, elemento de seguridad recién llegado a la tienda, al notar que un extraño lo miraba con insistencia, inició una acción evasiva pasando del área de libros a la de electrónica, de ahí a farmacia, luego a la zona de panadería, dio tres vueltas al mostrador de tabaquería y terminó por atrincherarse en la entrada del restaurante.

“Ya estando en el restaurante, recordé lo que nos habían enseñado en el curso de inducción y decidí ser yo quien tomara la iniciativa y comenzara a seguir al sospechoso”, indicó Cáceres.

“Ya lo había acorralado en el área del restaurante”, explicó después Orduño, “pero en eso me di cuenta de que venía hacia mi, y como en realidad no había hecho nada malo, decidí caminar hacia otra zona a fin de evitar un confrontamiento”.

Orduño se dirigió entonces al área de farmacia, después a la zona de juguetes, miró un largo rato el carrusel de nueces calientes, caminó hacia la óptica y después, en un intento por desconcertar a su perseguidor, regresó a contemplar las nueces.

“Cuando vi que volvía a la dulcería”, explicó Cáceres, “supe que era el momento de acercarme para hacerle notar mi presencia”.

Antes de que cualquiera de los dos pudiera decir algo, Marco Torres, gerente de la tienda, se aproximó a ellos.

“Aprovechando que los veo juntos, dejen los presento”, les dijo Torres, “Santiago-Víctor, Víctor-Santiago. Santiago se unió hoy al equipo de vigilancia de la tienda. Víctor, explícale por favor lo que tenga que saber y por favor sepárense, no tiene caso que estén los dos juntos”.

Una vez solos, y antes de irse a acosar a clientes en diferentes áreas de la tienda, Santiago y Víctor acordaron no mencionar jamás lo sucedido.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: